Es un producto líquido incoloro compuesto por una mezcla de detergentes y conservantes químicos. Se aplica sobre piedra caliza natural o artificial y sirve para decapar y limpiar las manchas de suciedad. Para utilizarse, las manos deben protegerse con guantes.

Elimina restos de grasa, musgo, moho o tierra y tiene la propiedad de devolver a la piedra su aspecto mate original. Para emplearlo, se diluye 1/4 de producto por cada litro de agua, se aplica con fregona y, en caso de suciedad incrustada, se frota con un cepillo de cerdas duras. Debe dejarse actuar 10 o 15 minutos, aclararse con agua caliente y, para un resultado más duradero, usar un impermeabilizante para piedra.

Limpiador de piedra