Es un producto químico compuesto a base de disolventes, que son lo suficientemente abrasivos para retirar suciedad adherida al PVC, pero sin dañar la integridad ni la composición de ese material.

Es usado en el campo de la fontanería para preparar los elementos compuestos de PVC antes de pegarlos, ya que ayuda a eliminar las manchas y la grasa. Tras aplicarlo pulverizado o con un pincel, en función del formato, debe limpiarse con una toalla o un papel. Si es necesario, puede repetirse el proceso.

Limpiador de tubos de PVC