Producto compuesto por agentes químicos o fermentaciones biológicas que sirve para eliminar todo tipo de desechos orgánicos. No contiene agentes agresivos ni corrosivos, por lo que no supone un peligro para la salud y es respetuoso con el medio ambiente.

Se utiliza para el mantenimiento y desatasco de tuberías. Para su uso, hay que dejarlo actuar durante una noche entera. Se recomienda verter cierta cantidad del producto de 2 a 3 veces al mes para evitar la formación de tapones.

Limpiador para canalizaciones