Es un equipo para eliminar la suciedad del fondo de las piscinas y, en función del modelo, las paredes y la línea de flotación. Su desplazamiento se realiza sobre ruedas simples o sobre orugas en ciclos determinados por un software de fábrica. Es autónomo por completo y está alimentado por energía eléctrica con corriente de baja tensión, 12, 24 o 30V, mediante un transformador.

La mayoría de modelos poseen rodillos de cepillado activo. La suciedad que entra al robot gracias al sistema de aspiración se acumula en una bolsa o cartucho de celulosa filtrante, que debe lavarse y vaciarse. La retención de partículas en su propio filtro evita limpiezas de filtro de arena de la depuradora.

Limpiafondos eléctrico