Consiste en quitar la suciedad de los distintos lugares, sean estancias, plantas u objetos. Tanto para realizar esta acción en interior como en exterior, se utilizan productos específicos. La finalidad es conseguir que la habitación o el elemento esté listo para usar o para disfrutar, sin restos ni manchas.

Hay varias formas de llevarlo a cabo, como lijar una madera para quitar impurezas o higienizar la piscina con limpiafondos, cloro, reductor o elevador de pH, algicida o floculante. Para las tuberías se usan productos químicos, mientras que las plantas se acicalan cortando con tijeras de podar todo lo que les sobra. Para suciedades intensas en exterior se usa una hidrolimpiadora y para el día a día hay escobas, fregonas, friegasuelos o trapos.

Limpiar