Es un elemento de fontanería con cuerpo metálico, de bronce, latón o cobre con el núcleo revestido en antical. Se instala en cada toma de agua de los elementos de fontanería de la casa. Permite cortar el suministro voluntariamente, por ejemplo en caso de avería.

Recibe su nombre por la disposición de los dos orificios, preparados para realizar una conexión roscada, que forman ángulo recto para ocupar el menor espacio posible. Las medidas más frecuentes de la toma de salida son de 3/4" para la toma del agua de lavadoras y lavavajillas, de 1/2" para calentadores y termos eléctricos y de 3/8” para la toma de grifo de lavabo, fregadero e inodoro.

Llave de escuadra