Se trata de un dispositivo, normalmente fabricado en metal, ubicado en las derivaciones horizontales que reparten el agua a los baños y cocinas. En las casas antiguas esta instalada a 15 cm del suelo y hay dos: una para agua fría y otra para el agua caliente. En los hogares más nuevos se colocan en lo alto de la pared, a unos 20 cm del techo. Esto es debido a que por normativa las tuberías tienen su trazado por el techo para evitar los retornos.

Sirve para dar paso o cortar el agua. También puede ser normal encontrar estas llaves encima de la puerta. Suelen estar juntas y llevan un distintivo de color azul o rojo en el pomo de la llave, para distinguir la del agua fría de la del agua caliente. 

En las cocinas puede haber hasta tres llaves en esta posición. En ese caso dos son llaves de paso para los elementos que hay en la cocina y la tercera es la llave de paso que corta el suministro general de agua a la vivienda.

Llave de paso general