Acción que consiste en dejar que el agua cubra una piscina. Requiere una manguera o agua de pozo para llevarlo a cabo. En el primer caso, el caudal suele ser el mismo que el de un grifo, lo que supone una estimación de 12l por minuto. En el segundo, se necesita una bomba sumergida o de superficie para succionar el agua. Es importante que durante el proceso la válvula del fondo de la piscina esté perfectamente cerrada.

El primer paso es hacer un equilibrado del agua. Para ello, hay que verificar el grado del TAC (Total Alcalimétrico) para que esté entre 0º y 25º. Lo siguiente es comprobar los niveles de pH con un medidor para asegurarse de que indique neutro. Por último, es importante medir la dureza del agua o TH, siendo lo aconsejable entre 8º y 20º.

Llenar