Es un contenedor de forma irregular constituido por tres maceteros unidos entre sí que simulan un triángulo. Tiene un tapón de drenaje en el fondo para desaguar el exceso de riego. Está fabricado de resina que aporta ligereza y resistencia. 

Se usa para sembrar plantas que alcancen un tamaño mediano, como fresas, plantas aromáticas o colgantes como hiedras, pothos o helechos. Es apilable, por lo que se pueden formar torres de varias macetas que permiten tener más plantas en un mismo espacio, creando un efecto muy decorativo. Puede usarse tanto en espacios interiores como exteriores. 

Maceta triple de resina