Conjunto de plantas autóctonas que brotan en cualquier tipo de terreno sin intervención humana. Se caracterizan por su alto poder de expansión y crecimiento. Están adaptadas al medio donde germinan y dificultan el trabajo de siembra al quitarle luz y nutrientes al cultivo.

Para erradicarla, es necesario quitar unos 20 cm de superficie en el área afectada. Hay que regarla para que los posibles restos de maleza germinen y aplicar herbicida sobre estos para que se sequen. Por último, retirarlos con la azada o a mano y labrar la tierra quitada.

Mala hierba