Es un tejido fabricado en polipropileno con forma rectangular que se presenta en rollos. Permite el paso del agua y del aire pero no de la luz. Se utiliza en trabajos de jardinería como paso previo a la instalación de cesped artificial, piedra decorativa o cualquier otro fin decorativo.

Su función es evitar el crecimiento no deseado de hierba y otras plantas. También se puede utilizar para proteger los cultivos de condiciones climatológicas adversas. Se instala extendiéndola sobre el suelo y fijándola con piquetas.

Malla antihierbas