Malla fabricada con varillas de acero de entre 4 y 6 mm, electrosoldadas entre sí y formando cuadrados de idéntico tamaño, normalmente de 15 x 15 o 20 x 20 cm. Una medida estándar del mallazo es la de 6 x 2,2 m; por su flexibilidad es enrollable, lo que facilita el transporte. El mallazo se corta de manera fácil con miniamoladora y disco para metales o con cizalla.

Se utiliza para reforzar las estructuras de hormigón, haciéndolo de esta manera armado y está especialmente indicado para las soleras, sean o no transitables. Refuerzan el hormigón y evita grietas. El mallazo se coloca promediado en el grosor del hormigón, por lo que hay que calzarlo con separadores para evitar que toque el terreno. Si la solera es de 10 cm, el mallazo quedará embebido aproximadamente a 5 cm del terreno.

Mallazo