Es una estructura fija de metal que puede ser de color blanco o cromado con o sin brillo, sobre la que se montan unas hojas de cristal o plástico que hacen la función de paredes. Se utiliza para separar el interior de una bañera o ducha del resto del cuarto de baño. Su finalidad es mantener el cuarto de baño seco.

Dependiendo de la forma del plato de ducha sobre el que se asientan, puedes encontrarlas cuadradas, rectangulares o curvas.

Según el tipo de panel, pueden ser panel fijo, puertas plegables que se pliegan sobre sí mismas, puertas correderas que se deslizan sobre unos rieles, o combinación de fijo y correderas.

Para colocarla hay que atornillar los perfiles de la estructura metálica a la pared, y sellar bien las juntas con silicona específica para baños, para evitar la salida de manchas de moho.

Mampara de ducha