Es una superficie que contiene un cable de cobre y fibra de vidrio dispuesto en zigzag en el interior de dos capas de aluminio y PVC. Se conecta a la corriente eléctrica y la temperatura sube de manera sutil. Existen modelos de varios tamaños que alcanzan diferentes grados de temperatura.

Se utiliza en invernaderos para mantener una temperatura estable en el sustrato, ya que simula el calor que retienen los suelos naturales, sin dañar las plantas. Mantener los grados potencia el enraizamiento y el crecimiento de esquejes y semillas. Se coloca bajo semilleros o bandejas propagadoras y se recomienda usar con un termostato que la desconecte al llegar a la temperatura deseada. También se emplea en terrarios para animales domésticos.

Manta calefactora