Es la acción por la cual se consigue que un elemento continúe en un estado óptimo de funcionamiento, limpieza y conservación.

Para lograrlo, se debe cuidar el objeto y evitar que se ensucie, además de efectuar revisiones periódicas de su estado y repararlo cuando sea necesario. También hay que protegerlo de los elementos externos que puedan ocasionarle un perjuicio.

Mantener