Acción de identificar mediante una señal una zona o un objeto para poder distinguirlo de otros, o que sirva de guía en una instalación antes de realizar perforaciones. 

Los marcadores pueden ser de dos tipos: los que deforman la superficie a identificar mediante el rayado o punzado de la misma, y los que pintan sobre ella añadiendo alguna sustancia colorante. Los primeros son requeridos, sobre todo, en trabajos de carpintería y albañilería; existen marcadores específicos para madera, baldosas, juntas, etc. Por el contrario, el segundo tipo se caracteriza por su polivalencia: son válidos casi para cualquier ámbito del bricolaje.

Marcar