Es una herramienta compuesta por un mango, en cuyo extremo se sitúa un cabezal sólido de diversos materiales. Sirve para golpear sobre diferentes materiales. Existen varios tipos, cada uno pensado para un trabajo específico.

El martillo maceta pesa de 0,5kg a 3kg y se emplea para golpear sobre un cincel y para pequeñas demoliciones. El de goma no marca el material golpeado dado que distribuye la zona de impacto. El de nailon es más contundente que el de goma, pero puede llegar a marcar la zona de impacto si el material es frágil. El de bola se emplea para dar forma al metal. El de ebanista es versátil, ligero y dispone tanto de una zona estrecha para precisión y otra cuadrada para presión.

Martillo ligero