Es una herramienta manual con forma de arco fabricada en metal, que tiene un mango de sujeción en uno de los extremos inferiores de madera o plástico. Se utiliza junto con una hoja que se coloca en la parte inferior ajustándose con dos palomillas.

Se utiliza para el corte de superficies de madera o metal de grosores finos. Se emplea en trabajos de marquetería y para seccionar pequeños perfiles metálicos, ya que en función de la hoja, permite trabajar en diferentes materiales o practicar cortes curvos y redondeados.

Miniarco de sierra