Es una máquina que consta de un pequeño motor de compresión protegido por una carcasa plástica. Posee un manómetro que indica la presión del objeto a inflar, así como un botón de encendido y una pequeña manguera de goma por la cual se expulsa el aire. Dependiendo del modelo, la alimentación puede tener tomas de 12 v, de 220 v o incluso ambas.

Para utilizarlo se debe conectar a la fuente de alimentación, colocar la manguera en la boquilla del objeto y accionar el botón de encendido. Es necesario controlar la presión y parar el compresor cuando se haya alcanzado la adecuada. Es muy útil para llevar en un vehículo para poder verificar y controlar la presión de los neumáticos en viaje y aportar aire si fuese necesario. Es ligero y de pequeñas dimensiones, lo que facilita su transporte. 

Minicompresor