Es un producto compuesto por cemento y resina sintética. Se usa en exteriores para impermeabilizar piscinas, fosas, túneles o tuberías de hormigón. En interiores es utilizado para recubrimiento e impermeabilización de suelos y paredes de baño previo a la colocación de azulejos.

Entre sus principales características está su capacidad para impermeabilizar tanto, a favor como en contra, de la presión hidrostática, la presión de un fluido en reposo. También para evitar la aparición de eflorescencias, que es  la aparición de cristales de sal sobre la superficie, producto de la humedad.

Antes de su aplicación, la zona deberá ser resistente y libre de polvo. Antes de comenzar hay que humedecer ligeramente. El producto se mezcla con agua en la proporción indicada y se aplica una primera capa dejando secar 24 horas hasta la segunda capa, pudiendo ser necesaria una tercera.

Mortero impermeabilizante