Es un producto a base de cemento blanco, resina sintética hidrófuga, arena de granulometría seleccionada y aditivos especiales. Se usa para el montaje y rejuntado de estructuras de bloques de vidrio.

Sus componentes permiten que tenga una gran adherencia, que sea impermeable y que tenga un acabado muy fino. Por lo que asegura una adherencia máxima del bloque de vidrio para fabricar un tabique sólido y resistente capaz de hacer un cerramiento parcial o total.

Como es impermeable se puede usar tanto en interior como en exterior, y en zonas secas o húmedas como por ejemplo cuartos de baño. Si le añades un colorante de cemento, puedes cambiar el tono del mortero.

Para prepararlo hay que añadir agua en las proporciones recomendadas por el fabricante y mezclar hasta conseguir una pasta homogénea. Asimismo se recomienda el uso de guantes, mascarilla y gafas de seguridad para evitar el contacto directo. Una vez preparado el mortero, tiene una duración aproximada de media hora para trabajar con la masa, ese tiempo se dilata en ambientes fríos y disminuye en ambientes calurosos.

Mortero para bloque de vidrio