Es un dispositivo eléctrico que sirve para subir y bajar de manera mecánica el conjunto de lamas que se coloca en la ventana. Existen dos formas de proceder y hay que tener precaución al escoger el modelo, ya que influyen el peso y las dimensiones de la persiana.

El motor tubular se instala en el interior del eje, donde se enrolla la persiana. Incluye unos adaptadores hexagonales que se colocan en cada extremo del tubo y evitan que el aparato se mueva en el interior. También contiene dos tornillos para regular el movimiento de las lamas. Si no dispone de mando a distancia, debe instalarse un pulsador.

El motor para cinta sustituye al enrollador tradicional. Puede ser de embutir o de superficie y necesita un punto de luz para enchufarlo. En función del modelo, puede funcionar con mando a distancia.

Motor de persiana