Es un aparato para unir piezas aplicando calor que no necesita conexión a la red eléctrica. Lleva incorporado un motor que le proporciona la energía que necesita para su uso. Casi todos los motosoldadores disponen de una toma de corriente AC en 230 V para que la energía eléctrica del motor pueda servir a alguna herramienta.

Se utiliza especialmente para trabajos de soldadura en sitios que no tienen servicio de red eléctrica, como en campos o edificios de nueva construcción sin luz de obra.

Un aspecto en el que es imprescindible fijarse es el amperaje. Lo más común es que el amperaje máximo oscile entre los 100 hasta los 250 A. También hay que atender al motor, que es casi siempre de 4 tiempos, la potencia continua y máxima que ofrece, el peso, las dimensiones, el ruido en decibelios y el tipo de arranque, que puede ser eléctrico o manual.

Motosoldador