Es un armario que se coloca debajo del lavabo con una medida inferior a 40 cm de fondo. Así podrás colocarlo en espacios estrechos sin renunciar a la capacidad de almacenaje. Suelen llevar incorporado un lavabo, en el que el grifo está situado en un lado, para maximizar la comodidad y minimizar las salpicaduras.

Pueden tener puertas pequeñas, cajones o la combinación de ambas, para mejorar la organización en su interior. Los puedes encontrar suspendidos en la pared o apoyados en el suelo con patas o con zócalo. La parte superior, tiene un encaje en forma de “U” para salvar el sifón del lavabo.

Mueble de lavabo para espacios reducidos