Es un mecanismo para controlar y ajustar el cierre de cualquier puerta, impidiendo que se quede abierta. Además, evita los ruidosos portazos. Puede ser de madera, aluminio o metal, tanto de interior como de exterior. Si la puerta es pesada, se coloca en la parte superior. En puertas de interior, menos pesadas, se coloca en la parte media.

Según las necesidades, hay que decantarse por un modelo u otro. Los hay de brazo articulado con retenedor, para que la puerta se pueda mantener abierta cuando se necesite o con golpe final para asegurar el cierre en puertas pesadas, entre otros modelos.

Muelle cierrapuertas