Es un oxidante en forma de pastilla o líquido también conocido como peróxido de hidrógeno. Se encuentra en formato líquido o en pastillas.

Sirve para destruir la materia orgánica del agua de la piscina sin dejar ningún tipo de residuo. Al contrario que el cloro, no irrita los ojos ni la piel, no reseca el cabello, no tiene un olor desagradable ni modifica la dureza del agua. 

El momento óptimo del día para utilizarlo es a última hora de la tarde, para evitar que el producto se evapore con las altas temperaturas.

Una de las ventajas del oxígeno activo es que puede utilizarse con otros tratamientos de desinfección del agua, como cloro, alguicidas o floculantes.

Oxígeno activo