Se trata de una tela, generalmente de color blanco o gris. Esta se suele recoger enrollándose en un carrete que puede ir anclado a la pared o al techo, dependiendo del modelo.

Sirve para mostrar el contenido emitido desde un proyector. También existen pantallas portátiles que incluyen un trípode para transportarlas, fabricado en metal o aluminio, siendo este último un material más ligero para trasladar la pantalla de un sitio a otro.

Se pueden encontrar sistemas para desplegar la pantalla de forma manual o eléctrica, de forma que pueda controlarse desde un mando a distancia.

Pantalla de proyección