Es un elemento decorativo que se coloca en el extremo de una lámpara, bien sea colgante, de sobremesa o incluso de pie. Sirve como elemento ornamental y para ocultar la bombilla. De esta manera, tamiza la luz y no deslumbra.

El material generalmente es tela. No obstante, también existen de plástico y se encuentran de diferentes tamaños y geometrías, como cuadradas, circulares u ovaladas. Se pueden instalar en lámparas tanto de casquillo fino como de casquillo grueso, ya que disponen de adaptadores. La manera de colocarla es muy sencilla, puesto que cada casquillo consta de una pieza redonda que se enrosca al mismo y de esta manera la pantalla queda totalmente sujeta.

Pantalla para lámpara