Es una pieza metálica con forma de horquilla que se utiliza para que una rueda quede dentro de un eje sin tener que utilizar tornillería. Las ruedas de una carretilla se introducen en el eje, que es un tubo de acero, y para evitar que se salgan se coloca un pasador. El pasador tiene que atravesar el tubo por unos pequeños agujeros.

Existen varias formas en función de las necesidades. El pasador de aletas, formado por una varilla de acero curvada y con las puntas unidas, se introduce en el agujero del eje y se doblan las puntas en dirección contraria, evitando que el pasador se salga de su ubicación. Para su colocación son necesarios unos alicates. El pasador R es una varilla de acero que tiene forma de R, por lo que evita salirse cuando se introduce en el hueco del eje. El pasador de eje tiene media anilla. Al meter el pasador en el agujero del eje, la anilla se dobla y se introduce en el pasador.

Pasador de acero