Es una franja de cartulina que se emplea como marco de una fotografía o un dibujo para realzarlo y separarlo del cristal. La parte inferior de la cartulina es mayor que la parte superior ya que el corte se realiza inclinado para resaltar la visión de la obra y crear un efecto de profundidad.

Sirve como elemento decorativo y para enfatizar los detalles de la pieza enmarcada. También previene del daño que pueda ocasionar a la obra el contacto directo con el cristal. A la hora de escogerlo, debe tenerse en cuenta la pieza, el marco y el color de la pared para obtener un resultado armonioso.

Passepartout