Es una cera natural incolora aplicable en interior, ya que no está preparada para exteriores debido a la lluvia y los rayos UV. Es un producto nocivo, por lo que deben utilizarse guantes y mascarilla de protección.

Da brillo, protege y nutre los mármoles y las piedras cristalinas o naturales, de modo que se obtiene su acabado natural. No amarillea el mármol blanco. Si la superficie está sucia o rayada, debe pulirse antes con una herramienta específica. Para aplicarlo, se extiende con una muñequilla de algodón, se deja secar una hora y se saca el brillo con un trapo de algodón suave.

Pátina para mármol