Es una baldosa de poco grosor y dimensiones regulares, fabricada a partir de arcillas naturales y componentes minerales mezclados con diferentes aditivos. Presenta una gran resistencia a los cambios de temperatura, a la humedad y al vapor y se limpia con facilidad. 

Se usa para revestir suelos tanto de espacios interiores de la casa como terrazas o jardines. Una vez modelada y secada la superficie, se somete a un proceso de cocción en el horno hasta conseguir las propiedades técnicas y estéticas deseadas.

Pavimento cerámico