La transición entre los suelos no siempre se hace con el mismo material. Para dar continuidad al pavimento se utilizan diferentes tipos de perfiles, que ocultan las juntas.  Pero a veces ocurre que los suelos de una habitación y otra no quedan al mismo nivel. Por ejemplo entre un suelo de cerámica y uno de madera o laminado. La desigualdad entre los dos suelos se soluciona con un perfil de desnivel, que evita los pequeños escalones y la posibilidad de tropiezos. Estos perfiles suelen ser de MDF, melamina, aglomerado y lámina o metálicos. Y con diferentes tonos e imitaciones de madera o metal, para escoger según los gustos y los colores y materiales del suelo.

Perfil de desnivel para suelos