La pica de tierra es un elemento obligatorio de seguridad en toda instalación eléctrica. A través de ella se deriva la electricidad a tierra en caso de fugas, averías o defectos en las instalaciones. La pica es de cobre, mide 1,5 metros y se clava en el terreno con una maza en alguna zona del interior o del exterior de la vivienda. A la pica se engancha mediante abrazadera un cable desnudo de cobre, que a su vez se conecta al cuadro eléctrico con el cable de tierra de 16 mm2. El cable debe ir en tubo corrugado y siempre es conveniente que la pica sea registrable a través de una arqueta con tapa.

Pica de toma de tierra