Es una pieza con rosca y filtro de rejilla al final. Se fabrica en materiales como PVC, acero inoxidable o latón, y se coloca en el pozo al final de la cañería.

Es un tipo de válvula de retención que permite la circulación de agua y regula el caudal y la velocidad, de modo que evita el retorno y mantiene la tubería limpia. Se utiliza tanto en cañerías domésticas como industriales, desde el grifo de un fregadero hasta grandes estanques.

Pie de pozo