Es una batería que se utiliza para producir electricidad mediante la transformación de la energía química de sus componentes. Está formada por un electrodo negativo, uno positivo y un electrolito. Esta energía resultante es accesible mediante los terminales que tiene la pila, que son el polo positivo (+) y el polo negativo (-), también conocidos como bornes. Se puede clasificar como seca y húmeda según lleve o no líquido en su interior, aunque las pilas húmedas han sido sustituidas prácticamente en su totalidad por las secas. Un ejemplo de pila seca es la alcalina, que se caracteriza por su alta potencia y su larga duración.

La pila se utiliza para hacer funcionar muchos aparatos de la vida cotidiana como relojes, cámaras digitales, mandos a distancia, radios, juguetes o linternas, por ejemplo. Los tipos de pilas más utilizados son la AAA, AA o C con un voltaje nominal de 1,5V.

Pila