En el contexto del bricolaje, consiste en cubrir con un determinado tipo de pintura una superficie. En función del tipo de superficie o del material, tanto la pintura como los útiles y las herramientas varían. A mayor rugosidad de la zona, es necesaria una mayor capacidad de cubrición de la pintura.

Antes de comenzar, hay que comprobar que el área esté limpia y seca. Después, se reparan los desperfectos existentes, como grietas y desconchones, y se prepara la superficie aplicando imprimación. A continuación, se comienza a pintar, siguiendo las instrucciones del fabricante de pintura sobre el modo de aplicación y el tiempo de secado.

Pintar