Es un tipo de pintura acrílica, con un mínimo olor, un acabado satinado y destellos brillantes de purpurina. No necesita imprimación previa ni un barniz posterior de protección. Es lavable.

Se aplica sobre todo tipo de muebles para darles un toque original y renovar su aspecto. Se aplica con una brocha o una paletina extendiendo bien el producto. Es necesario aplicar dos manos y hay que dejar secar al menos seis horas entre capa y capa.

Pintura con efecto metalizado