Es un esmalte con base al agua con resinas de poliuretano, lo que significa que la limpieza se hace con agua. Gracias a las resinas de poliuretano tiene una mayor resistencia al roce y al lavado. Presenta un acabado semibrillante o brillante y tiene una amplia gama de colores. No amarillea con el tiempo, ofrece máxima adherencia y puede limpiarse con detergentes suaves.

Se utiliza en superficies de interior y se extiende directamente sobre los azulejos sin necesidad de imprimación. Se emplea para pintar y renovar el cuarto de baño o la cocina sin necesidad de realizar obras. No se aplica sobre baldosas en horizontal ni sobre suelos, solo para paredes de baldosas. Se distribuye con un rodillo de espuma de acabado ultrafino. Se debe dar dos manos y dejar secar de 4 a 6 horas entre capa y capa.

Pintura para azulejos