Se trata de una pintura de interior a base de agua o acrílica, lavable y transpirable, generalmente de color blanco aunque existen en otros colores.

Se usan para pintar techos, y tienen unas características específicas para esta superficie, como el hecho de que apenas salpican. Tienen alto poder de cubrición y el acabado puede ser mate o satinado.

Pintura para techos