Es un elemento compuesto de una parte metálica con forma de gancho y otra de plástico que encajan una sobre la otra mediante un movimiento deslizante. Su estética es minimalista.

Sirve para colgar espejos o cuadros que no disponen de marco u otro tipo de soporte que permita fijarlos a la pared. Su uso es exclusivo para elementos que no superen los 6 mm de espesor. Se necesita un mínimo de 4 unidades para instalar un espejo, cantidad a partir de la cual se añaden las que se requieran en función del peso y las dimensiones.

Pinza para sujeción de espejos