Es una herramienta para dosificar las espumas que no tienen dosificación manual. Permite regular la cantidad del flujo por medio del tirador trasero. Para su utilización, se debe enroscar la espuma, regular la dosificación y apretar el gatillo.

La limpieza se realiza con un limpiador de espuma o disolventes de espumas de poliuretano, nunca con agua o disolventes de limpieza, ya que pueden dañar la pistola. Se emplea con cualquier espuma de poliuretano que venga preparada para pistola, es decir, que lleve una rosca de dosificación. No se debe apretar demasiado para no dañar la rosca y así se evita que se salga por los lados.

Pistola para espuma