Es un producto fabricado en cemento y reforzado con fibra de vidrio. Destaca principalmente por su resistencia a la exposición al sol y a la humedad, así como por su versatilidad a la hora de usarse en diferentes situaciones. Sus diferentes usos van desde recubrimiento de tejados, revestimiento de paredes o contención de humedades en las mismas, así como creación de tabiques en espacios diáfanos. Es posible encontrarlos en diferentes acabados, medidas y formas en función del uso específico que vaya a recibir.

Su colocación varía en base al uso. Si se usa como recubrimiento de tejados, se colocará previamente una estructura de madera, acero galvanizado, alumínica o en acero inoxidable y, sobre ésta, se fijarán los paneles mediante tornillería autotaladrante de acero inoxidable. Como recubrimiento de paredes lo colocaremos con cemento cola flexible y como tabique separador debes colocar antes una estructura en acero galvanizado, aluminio o acero inoxidable sobre la cual atornillarás con tornillería roscachapa inoxidable.

Placa de fibrocemento