Es una pieza prefabricada de escayola que se pueden encontrar de diferentes tamaños. La más común es la de 60x60, aunque las hay de 100x60 o 120x60. En su mayoría estas placas van acompañadas de un conjunto de guías que hacen de soporte.

Se usan para hacer falsos techos o cielo raso, dejando una separación con el techo original normalmente para pasar instalaciones de agua o luz.

Estos techos se pueden hacer continuos, cuando quedan totalmente lisos sin ningún acceso al interior, o registrables, en los cuales puedes acceder al interior en caso de que tengas que hacer algún mantenimiento. La forma de instalación dependerá del tipo de placa que escojas, en la mayoría de los casos irán guías metálicas para hacer la estructura y posteriormente poner las placas. Otra forma de instalación es con las placas de escayola para techos continuos,  que se montarían con escayola, esparto y alambre.

Placa de techo de escayola