Es una luminaria redonda con la carcasa de plástico y acabado brillante. Su interior está compuesto por un transformador que alimenta un panel con LED de tonalidades cálidas y frías integrado en una placa. En el centro hay un amplificador de sonidos que se sincroniza mediante bluetooth. Funciona a corriente directa de 220 v.

Sirve para dar luz a una estancia y reproducir música. A través de un receptor infrarrojo puede ajustarse la tonalidad y el brillo. El altavoz se configura mediante un smartphone o una tablet.

Plafón con altavoz