Es una lámpara para pared o techo cuyo encendido y apagado está delimitado por la detección de movimiento. El sensor es más proclive a percibir el movimiento que cruza el haz de detección que el que sigue su misma trayectoria.

La luz se enciende con total seguridad cuando detecta movimiento en la zona que cubre. De este modo, solo se ilumina cuando es necesario.

Plafón con detector de presencia