Superficie de poliuretano, hormigón o piedra natural. El primer material aporta aislamiento acústico y térmico, mientras que los dos últimos son más resistentes.

La de poliuretano se pega o se atornilla a la pared, mientras que la de hormigón y la de piedra natural se instalan con adhesivo. Sirve para separar espacios, aislar estancias y dar un nuevo aire a las paredes tanto de exterior como de interior sin necesidad de obra.

Plaqueta decorativa