Es un tejido compuesto por una textura plástica que tiene la labor de proteger la superficie de posibles salpicaduras de pintura u otros líquidos. No contiene adhesivo, por lo que no deja residuos. Se presenta en rollo y existen diferentes medidas según la cantidad de zona que se desea cubrir.

Se utiliza para proteger áreas donde se va a realizar algún trabajo que pueda provocar manchas. Por tanto, está indicado para todo tipo de muebles, tales como mesas, sillas o armarios. Se coloca el tejido sobre ellos de modo que se evita que les caiga polvo o manchas. También sirve para proteger ventanas y puertas.

Plástico de cubrición