Se trata de un polvo sintético compuesto por carbonato de sodio, azufre, sílice y óxido de hierro. Suele tener un color azul, rojo o amarillo, y se presenta en un bote plástico.

Se utiliza para marcar líneas de trabajo con el tiralíneas, el cual tiene un depósito que se rellena con este polvo trazador que impregna el cordel que lleva en su interior, dejándolo listo para marcar las zonas de trabajo.

Su función principal es la de marcar con máxima visibilidad en paredes, suelos o techos, tanto en trabajos de interiores como de exteriores.

Su limpieza se realiza con agua jabonosa en superficies no porosas. Se usa sobre todo en trabajos de construcción, albañilería y pintura.

Polvo trazador