Es un accesorio que se incorpora en la cabeza del taladro. Está compuesto por un vástago que entra en el sistema de motor rotatorio de la herramienta y una cabeza con una apertura donde se ubica la broca.

Su función es sujetar la broca de una manera estable y rígida durante el trabajo de taladrado. Es necesario ajustarlo de forma manual o con la ayuda de una llave dentada. Una vez se deja de utilizar, es posible retirar la broca y colocar otra realizando el mismo proceso.

Portabrocas